Skip to content

‘El Hoyo’: Explicación y análisis del final

Netflix se ha encontrado recientemente con un golpe éxito en sus manos en medio de una pandemia mundial: El Hoyo. La película española, dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia, propone una instalación en forma de torre donde una plataforma desciende gradualmente con comida, y los prisioneros deben comer los restos de las personas que están encima de ellos. 

El Hoyo se mejoraría significativamente con una muy necesaria dosis de sutileza, ya que la película a menudo abandona el desarrollo de los personajes o incluso algunos puntos críticos de la trama en favor de su mensaje. Esta falla se hace aún más notoria una vez que la película termina, y te quedas analizando lo que acabas de digerir. Sin embargo, está lejos de ser una mala película, y la metáfora central demuestra ser lo suficientemente fuerte como para dejarte al menos con algunas preguntas existenciales. A medida que se acerca el clímax, es fácil entender por qué estarías al menos un poco perdido con lo que Gaztelu-Urrutia trata de decir con la película, así que vamos a analizarlo desde mi punto de vista.

*El siguiente artículo contiene spoilers de la película ‘El Hoyo’.

El capitalismo y la estructura de poder

De inmediato, La Plataforma no se aleja de ser una crítica mordaz de la sociedad capitalista y las estructuras del poder que habitamos. La mayor parte de este comentario, al menos desde el principio, es explicado principalmente por el primer compañero de habitación de Goreng, Trimagasi, quien se convierte en una presencia más sustancial en la película incluso después de su muerte. Por ejemplo, Goreng es rápidamente regañado por Trimagasi cuando intenta buscar ayuda o compasión de los de arriba, lo que es visto como no sólo ridículo sino también innecesario, ya que requeriría una cadena de cooperación que se rompería de todos modos. Otro momento crucial es cuando el nuevo compañero de habitación de Goreng, Baharat, le pide a la pareja un piso más arriba que le ayude a levantarlo con una cuerda. Aún así, en lugar de ayudarle, defecan en su cara mientras asciende y se revelan como racistas. La Administración también es una clara alegoría al gobierno y su poder. A lo largo de la película, se hace evidente que la metáfora es muy adecuada como un espejo del problema que enfrentamos como sociedad.

El plan de Goreng y Baharat

La motivación de Goreng para dejar el 6º piso se deja a la interpretación. Aún así, es fácil ver cómo, después de vivir dos situaciones ineludibles e inhumanas que implican asesinato y canibalismo en otros niveles, está tentado de probar que la compasión y el espíritu humano aún pueden prosperar en un lugar como ese. Es una progresión natural para un personaje que eligió un libro como su objeto de elección, una clara decisión del guionista de pintarlo como inocentemente ingenuo. También es un rasgo del personaje que se demuestra rápidamente después de que Baharat se une a él en su plan de entregar comida a todos los pisos de abajo, cuando casi inmediatamente se encuentran con resistencia e incluso violencia, algo en lo que ellos mismos se ven involucrados. El sabio con el que se encuentran, que se sugiere firmemente que conocía a Baharat, es el que les dice que cambien su estrategia a una más pacífica. Es cuando siguen sus sugerencias cuando rápidamente caen en una trampa y ambos quedan casi mortalmente heridos. Sirve como una aparente contradicción a lo que Goreng intentaba probar todo el tiempo en su plan. Es otro punto señalado dos veces: antes de que se encuentren con la violencia, y lleguen a un piso con un hombre mayor débil que está acompañado por un joven con síndrome de Down, se apresuran a ayudarles a comer. A pesar de su ayuda, el joven les dice, para el horror de Goreng, que planea matar al anciano y arrancarle la comida del estómago una vez que se queden solos.

El final: Miharu y la niña

A lo largo de la película, vemos continuamente a Miharu, una mujer que, como explicó inicialmente Trimagasi, sube cada mes a la plataforma mientras desciende en busca de su hijo. Pronto crece el afecto de Goreng por ella, a pesar del abierto rechazo de Trimagasi a ayudarla. Ella es la que, mientras Goreng se enfrenta al canibalismo a manos de Trimagasi en el piso 171, le ayuda apuñalando un cuchillo en el cuello de Trimagasi y dejando vivir a Goreng. Sin embargo, la segunda compañera de habitación de Goreng, la ex trabajadora de la Administración Imoguiri, le dice que la historia de Miharu sobre un hijo es una mentira, y que en su lugar fue arrojada a la torre por sí misma. Es un hecho que instantáneamente pinta a Miharu con una luz mucho más oscura.

Sólo una vez que el plan de Goreng y Baharat comienza, Miharu es arrojada de nuevo a la historia. La encuentran asesinada en un piso mientras descienden, y Goreng llora a gritos la pérdida. Una vez que llegan al último nivel, el piso 333, se encuentran con una niña sana escondida bajo una cama, y se da a entender que es la hija de Miharu (en lugar de un “hijo” como dijo Trimagasi). A pesar de sus claras dudas sobre si estaban en el último piso, renuncian a la panna cotta, lo que habían creído que era “el mensaje” con el cual comunicarían sus acción e intenciones al último piso,  para alimentarla. Es después de que la niña se alimenta cuando Goreng se desmaya y sueña con Baharat diciéndole que “el mensaje” no es la panna cotta, sino la niña.  La revelación de la existencia de la niña y su escondite implica que Miharu, en lugar de buscarla cada mes, ha estado descendiendo hacia su hija para alimentarla.

Depende de la interpretación de cómo entró exactamente la hija de Miharu si no se permitían niños en primer lugar. Lo único que uno puede imaginar es que Miharu ha tenido éxito en proteger a su hija todo el tiempo a pesar de las circunstancias. 

Al final, vemos a Goreng salir de la plataforma. En un nivel literal, está implícito que ha muerto. Pero a nivel metafórico, puede representar que Goreng se ha alejado demasiado del espíritu humano que tanto tiempo había buscado en la torre. Sin embargo, tampoco es una muerte trágica, ya que también se puede entender que la chica, en lugar de Goreng, representa ese espíritu humano. Su ascensión, aunque no signifique mucho literalmente, metafóricamente hablando representa el futuro de la sociedad, el verdadero “mensaje”, la esperanza que la gente de la torre ha necesitado tan desesperadamente. Tampoco es un accidente que también sea una joven, una posible referencia a como en nuestra sociedad la juventud podría ser la única esperanza de lograr un restablecimiento del espíritu humano. Goreng, por otro lado, a pesar de sus buenas intenciones, ya ha sido demasiado corrompido por el sistema que una vez trató de arreglar para ser el símbolo de esto. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: